domingo, 31 de marzo de 2013

Volver a empezar siendo mujer, mamá, unamamáconem

Si consigo dejar de comer patatas fritas como un cerdito es posible que escriba más de una línea en veinte minutejos... Tienen las patatas secuestradas a mi mano derecha totalmente.
Mejor estoy pensando que para las que me quedan aprieto el ritmo y en cinco minutos tengo las dos manos libres, la barriga llena y el cargo de conciencia en alerta amarilla. Sea.
A ver como callo a ese Pepito Grillo que me surge ahora por haberme comido la bolsita yo sola... Pues como los políticos: ¡cambiando de tema!
Hace un par de meses que he vuelto a trabajar, bueno semisemitrabajar porque no llego ni a media jornada y sinceramente ni ganas que tengo.
El síndrome de Estocolmo es aquel en el que los secuestrados empiezan a enamorarse de los secuestradores, y así ando yo con la Pizquilla. Lo bueno de este trabajo es que al ser un par de horitas me estoy quitando de la Pizquilla poco a poco, así que no está siendo traumático para mí. Para ella, ya digo yo que no lo es porque se queda con Bendito Padre durmiendo la siesta y poniéndose hasta las cejas en la merienda.
Yo es que ya he hecho un flashfoward de esos modernos que se llevan en el cine, o como se dice en español un echalacintapalante. Vamos que me he saltado unos meses y estoy pensando en qué hacer el año que viene.
Conciliar la vida laboral con la crianza de un pequeño no es tarea fácil en este país. Me da mucho coraje que ningún partido político incluya este punto en su programa. Grrrrr!
A parte de las dudas de otramamásinem me surjen las propias de tener ahora esclerosis múltiple. ¿Encontraré trabajo con el chaparrón que está cayendo? ¿Seré capaz de aguantar un trabajo como maestra o educadora infantil? ¿Podré luego llegar a casa y corretear con la Pizquilla? ¿Será mejor que busque un trabajo a media jornada? ¿Pero entonces cómo afectará eso a mi cotización de cara a una futura posible discapacidad? ¿Qué pasará si tengo un brote que me  imposibilite trabajar durante un tiempo? ¿Cuánto tardarán en darme una patada a mi lindo culo esclerótico?
En fin, que estoy en un período de reflexión sobre como reincorporarme al mundo laboral siendo una mujer, siendo una mama y siendo unamamáconem. Vaya lío...
Mujeres, mamás, personas con enfermedades, fraggels, quien quiera participar... ¡Se admiten ideas y bolsas de patatas!

sábado, 9 de marzo de 2013

El ciclo de la vida light

Imagen del comienzo de el musical de "El rey león". Increíble.
No quiero caer en el tópico de la mala racha que llevamos, ni pensarlo quiero, fíjate. Que cosas tiene la mente humana que tengo la sensación de que si no se dice algo es como si no existiera. Así que a hablar de la primavera. ¿Alguien sabe si tiene pensado aparecer en algún momento?El caso es que ando a punto de quedarme huérfana abuelaria, lo cual quiere decir que las últimas personas viejunas que quedan en mi familia están ya más pa allá que pa acá, uno diagnosticado sin solución y otro de susto en susto y tiro porque me toca.
He tenido la suerte de que hace poco (palabra que si eres madre igual quiere decir "dos meses atrás") fuimos a ver el musical del Rey León. ¡Qué bonico! ¡Qué emoción! Yo que siempre he sido muy fan de la peli de Disney (o la cinta, qué diría mi tío abuelo) tengo que decir que el musical es una maravilla. Me pasé unos buenos ratos llorando bajo la atónita mirada de Bendito Padre que me susurraba un "estás bien" cada vez que se me caían las lágrimas. Igual me daba ver a la jirafa por la sabana que cantara el mono, el caso es que lloraba con una descosida.
Total que resulta que ahora que me veo casi huérfana abuelaria siento la relativa tranquilidad de saber que morirse con casi noventa años, rodeado de una familia que te cuida con alegría y montaditos de lomo para merendar es algo que no es tan triste.
A mí me ha cambiado el chip de golpe y porrazo y aunque me da rabia perder a mis viejitos, he llorado y les voy a echar de menos sé que han vivido su vida y además creo que los dos bastante bien.
Me da un poco de vergüenza pensar que es ley de vida, o como dirían en "El rey león" es el ciclo de la vida, porque no es muy políticamente correcto. Pero ahora, en el momento en el que estoy: habiendo perdido una sobrina a punto de nacer, viendo casos de leucemias infantiles, enfermedades mortales en los inicios de la vida adulta, sintiendo que a lo mejor la esclerosis me privará (dentro de muuuuuucho, espero) de ciertos placeres comunes... en este momento necesito creer que ese ciclo de la vida light en el que uno se muere a los casi noventa años, rodeado de su familia que le cuida con alegría y le prepara montaditos de lomo para merendar no está nada mal.

domingo, 3 de marzo de 2013

¡Rara a mucha honra!



El día 28 fue el día mundial de las enfermedades raras.
Ayudadas por el frío polar que hacía en el mundo exterior la Pizquilla y yo emprendimos la tarea de inmortalizar el día mientras pasábamos el rato.
Esta criatura de pies de hobbit va a cumplir 19 meses y eso se nota en sus garabatejos felices.
La madre de la criatura de pies de hobbit, cuyos propios pies son de un 42 y de la anchura de un camionero llamado Manolo, va a cumplir 31 y tiene esclerosis múltiple y eso se nota en sus garabatejos felices, su mensaje de "día mundial de las enfermedades raras" y la esperanza de que a los científicos les dejen hacer su trabajo.
A la misma hora y en otra ciudad puedo imaginarme a un grupo de zombies vestido de gris, negro, blanco y marrón. En su enorme mesa no hay rotuladores, ni folios, ni pegatinas. Pero también hacen sus manualidades. Todos han llevado listas sus tijeras.
Me ha tocado ser más rara de lo que pensaba que era. Acepto el reto de la vida, pero lo que no vale es que nos hagan trampas a mí y mis compañeros.
Somos unos 3.000.000 de personas sólo en nuestro país, ¿a alguien le parece un número pequeño? A mí no.
Si a ti sí te parece un número pequeño puedes empezar a sumar quienes sufren estas enfermedades. Esos tres millones tienen a sus padres y madres, que estarán desolados por la enfermedad de su hijo, aquel al que le han dedicado horas de cuidados, risas y kindersorpresa desde que nació.
Ya hemos triplicado a 9.000.000 las personas afectadas.
Sumemos las parejas de los enfermos, de quienes se enamoraron y con los que tuvieron que tontear, pedirle salir y darle el primer beso, como todo el mundo.
Digamos que sólo la mitad se emparejan. Llevamos 10.500 de personas que sufren con estas enfermedades raras de manera indirecta.
¿Sumamos a los amigos íntimos? ¿Y los hijos? Muchos tenemos una Pizquilla en nuestra vida y nos angustia pensar cómo les afectará a ellos nuestro "asuntillo" y entonces nos esforzamos más que nadie en hacerles felices intentándonos anticipar a los disgustos que les daremos. Y a veces no podemos porque estamos cansados, doloridos o ingresados y entonces descendemos al infierno.
¿Qué como es el infierno? Allí no eres una persona. No tienes familia, ni amigos, ni mascotas, ni aficiones... Allí no tienes pie ni de hobbit, ni de camionero Manolo. Allí eres un número y los que mandan te recortan con sus tijeras.

P.D: Ya he perdido la cuenta de las personas afectadas por las enfermedades raras. Pues vosotros, los que leeis el blog... ¡Raros también!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...