sábado, 9 de febrero de 2013

Chita, vete a paseo!

Vengo reflexionando últimamente que aquello de que  nuestro mayor enemigo somos nosotros mismos no es sólo una frase de las que se escriben en las carpetas adolescentes, sino una verdad gorda y oronda, con pechos enormes y piel de naranja. Toma ya!
Desde que sabemos que tengo esclerosis múltiple nos hemos esforzado por disfrutar sinceramente el presente, aunque lo cierto es que de vez en cuando nos surge el come-come del mañana (también conocido como "run-run" en otros círculos) y da cosica.
Gracias a Blanca y su bitácora conocí a Vicente Simón, y de él voy cogiendo ideas que me interesan, como la de que ese come-come tan cansino mediante el que rumiamos continuamente nuestro futuro se denomina "mente de mono". 
El pobrecico del simio lo que pretende es organizar el futuro de manera que no nos falte de nada. Fíjate que es responsable el bicho!
Yo le tengo un cariño a la mente de mono esta, pero sólo porque se me olvida que no es un pensamiento que nos ayude a resolver un problema. Entonces, cuando me doy cuenta de que son sólo cavilaciones y no un pensamiento productivo... Se iba a enterar el mono... Le iba a dejar sin pelos de cara al verano!! Esto es importante porque no se trata de que no pensemos en el mañana, sino de que lo hagamos sin obsesiones que nos cieguen... Para mí la imagen que define esta mente simiesca es la del perro dando vueltas intentando cogerse la cola para jugar. Podrá pasar un conejo de Duracell tocando los platillos y poniendole ojillos al perro que éste ni lo vería... y sería un
Resulta absurdo que estemos
Lo malo que tiene el monete es que a veces nos ancla en el futuro y en cuanto nos despistamos un poquito a la que freimos un huevo ya estamos con el come-come... Y nos va a saltar el aceite y ni nos enteramos!
tan interesados en el futuro (que aún no existe) que nos olvidemos del presente. Al fin y al cabo nadie ha vivido nunca fuera de su presente aunque a nosotros nos parezca algo pasado o futuro.
Igual resulta que nuestro mayor enemigo no somos nosotros mismos sino el mono que llevamos dentro. Pero dicho así no queda tan molón y jamás lo escribiriamos en carpetas ni puertas del baño...

 

6 comentarios:

  1. A Chita ni caso, el Rey siempre ha sido King Kong. El siempre vivía el momento, el instante.

    ResponderEliminar
  2. Jajajajajajajajajajajaja!!! Me lo apunto: Chita no, King Kong si!!!
    A ver si no me da por encaramarme a ningún rascacielos de Eurovegas para disfrutar el presente...
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. ¡Eres genial! Capaz de sacarle chispa a todo con tu gran sentido del humor. De aquí sale un libro fijo, como el de la nena. Uy, perdón, que me anticipo al futuro.

    ResponderEliminar
  4. Jajajajajajaja! Casi se te cuela la Chita que hay en ti...
    Me falta un google que me diga quien es la nena que publicó un libro.
    Un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creí que conocías a la nena, y a su mamá drama. Si no es así, teclea, Cómo no ser una mamá drama. Es una periodista que empezó con un blog con consejos de su madre de forma anónima, y el año pasado, Planeta le ofreció publicar un libro.

      Eliminar
    2. Ay sí! Sí que las conocía!
      Durante los primeros meses de la Pizquilla era uno de los blogs que seguía junto con unamaternidaddiferente, madreymás,diariodeunamamápediatra... Lo que pasa es que no sabía que a ella la llamaban "la nena".
      Y de tanto despistarme en estos meses postdiagnostico ni sabía que había publicado un libro. ¡Cuánto me alegro!
      ¿Cuáles serán las frases que recordarán nuestros hijos de nosotras?
      Si la Pizquilla pudiera hablar seguro que diría: "Abre la boca" (en la hora de la comida) y "¿A la boca? A la boca noooo!" (Cuando intenta comerse una piedra, libro, moneda, llave...)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...