martes, 8 de enero de 2013

Carta de reclamación a sus Majestades Orientales.


Queridos Reyes Magos,
Espero que al recibo de la presente se encuentren bien. Nosotros en general sí, a Dios gracias.
Quitando la esclerosis múltiple, la pizquilla una gastroenteritis... pues tenemos salud que es lo principal y ustedes que lo vean.
¡Qué les voy a contar del añito que llevo! Lleno de sorpresas, de esfuerzo por ser feliz, por hacer felices a los demás, separando la basura en veinte bolsas, a pesar de que no cabemos en la cocina (por eso de cuidar a la Madre Tierra), contestando a los teleoperadores que me quieren vender cosas que no les voy a comprar nada, pero que les escucho si quieren, aguantando los recortes, las no ofertas decentes de trabajo, la pérdida de un sistema público de educación, sanidad... Y vienen ustedes, sus Altezas Reales de  Oriente y me dejan al lado del zapato un brote, semibrote o yo que sé.
Así, en la madrugada de la noche de Reyes voy y empiezo a perder la sensibilidad del dedo meñique, que amanece atontado y permanece así más allá de las 24 horitas de rigor para que se considere un maldito brote de la jodíaesclerosis.
Yo siento de verdad que me porto bien, no me ha dado aún por quemar cajeros automáticos, ni por tirarle tuppers a Esperanza Aguirre, ni por desearle el mal a todos los políticos corruptos del mundo o al señor Urdangarín, pobretico.
Y no me ha dado por ahí, no porque no tenga ganas de hacer cada una de las cosas que acabo de escribir. No. No me ha dado por ahí no vaya a ser que a ustedes, les de por estar emparentados con sus otras altezas u otros personajes de alta alcurnia. Porque viendo cómo les va la vida a ellos con sus sueldos millonarios, sus multitrabajos estupendos, sus familias numerosas bien atendidas, sus vidas de cómforto, sus viajes en primera... tengo firmes sospechas de que ustedes o tienen lazos de sangre con ellos o es que el resto de los mortales les caemos muy mal, peor que una patada en los güevos de sus camellos.
Por qué si no nos iban a dejar este carbón de sociedad.
Finalmente, mi brote no está pasando a mayores (no sé si añadir "aún" o "por ahora") así que me he de dar con un canto en los dientes.
Pero ya les estoy pidiendo para el 2013 que empiecen a hacer su trabajo de observación como Dios manda, y ustedes sabrán que es lo que les manda.
A ver si nos cuidan un poco a la buena gente y sus derechos.
He dicho.

4 comentarios:

  1. Una mama con em, a ver si es que existen dos tipos de reyes magos, y nosotros les estamos escribiendo a los equivocados, yo ya me lo estoy empezando a plantear, eh? Vamos a ver si descubrimos la dirección de los otros pal año que viene...
    Mientras tanto, ánimo con ese carbón-brote!
    Un besazo enorme!

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Nada, ya me desprendí del carbón que me habían dejado :)
    Oye, esto de que estamos escribiendo a la dirección equivocada tiene sentido... Tenemos un año por delante para averiguar la nueva.
    La primera que le encuentre ¡qué se la chive a la otra!
    Muack!

    ResponderEliminar
  3. Aisss los Reyes...jejeje...oye que sí, que habremos de indagar la nueva dirección..que yo me apunto y la firmo! :)

    Me ha encantado encontrar tu blog, ni me preguntes cómo lo he hecho, saltando de blog en blog, zasss! aquí estoy (yo soy una mamá con artritis reumaoide -"reumatoide" bonico nombre eh?-), y voy ya mismo a enlazarte para no perderme ni un nuevo post! ;)

    Un besote

    ResponderEliminar
  4. Hola Gislofamily!
    Bienvenida al blog, va a ser una alegría tenerte por aquí!
    Desde luego los nombres de las enfermedades que tenemos vaya tela que tienen. Yo propongo que creemos una comisión de "Renombramientode Enfermedades" y nos dejen darles un poquito más de glamour como a los tintes del pelo. Aunque también entiendo que rebautizar a la esclerosis múltiple como "misterioso porvenir" por ejemplo no tiene mucho rigor científico.
    ¿Alguna idea para la atritis reumatoide?
    Un beso!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...