miércoles, 12 de diciembre de 2012

Pelillos a la mar

Yo quiero ser una mujer modélica de esas que igual le hacen a la niña un vestido con volantes que una tarta de 5 frutas a su maridito de postre, pero es que no hay manera.
Llevo unos días que voy "ratas a la carrera", estresada de allá para acá para mantener la casa a semiflote.
Esto es nos despertamos Pizquilla y yo, cambiamos el pañal,  la vestimos y desayuna viendo Peppa Pig (¡oh! tu  hija come viendo la tele, pues sí, mira pero aprendemos inglés juntas y además abre la boca más o menos sin rechistar, lo que me ahorra muchas miradas suplicantes al cielo), luego desayuna madre, recogemos la cocina, hacemos las camas, pasamos el aspirador, jijijajá jugando un poco con la pizquilla, ea a comer,  ahora pizqui a siestear , merendar, y pasear al perro, y luego a pasear los humanos refugiados en algún lugar del frío polar, pa casa,  jijijajá la pizquilla enterrada en cacharros en el parquecito, al baño, la cena, que sí, abre la boca, pero así no, grande, dame el perro del puzzle, grande la boca, grande, grande, hala que bonito el gato, dame el gato, abre la boca... a dormir a la pizquilla, night night, túmbate cariño, muy bien, toma leche, venga túmbate, hay que dormir que ya está la luna aquí, venga túmbate, te quiero mucho, túmbate, venga, a dormir, a jugar mañana, túmbate ¡ya está bien! y las 22:15 otra vez. Cena de los padres, jijijajá qué tal estás, me voy a poner la kriptonita y sueño de los padres. Entremedias hay cambios de pañales, algún berrinche y recoger los cachivaches que van quedando cuando pasa el huracán Pizquilla.
Todo esto con la ayuda de padre, que cocina mejor que yo y en cinco minutos me deja el comedor recogido que parece esto una casa bien. A partir de hoy, en agradecimiento padre pasa a ser Bendito Padre, con mayúsculas.
Quedan pendientes: el curso de inglés, hacer deporte, escribir en el blog, leer, la plancha, los baños, hacer la dichosa selección de fotos para imprimir, darse un baño sin estrés... ¡y depilarse!
Sí, señores.

A parte de la electricidad y las vacunas, el otro gran invento para la humanidad han sido los leggins para esconder esa rilera de pelos que asoma incipientemente y luego campa a sus anchas hasta que te puede la vergüenza mortal.
Como existen los leggins y hace fresquito, pues mira, sobaquillo y piernas que te ahorras del estrés de ir estupenda. Pero y ¿las cejas? Quiero decir ¿y las cejacas?
A mí no me cunde el tiempo, las malas lenguas dirán que porque no se organiza, porque se despierta tarde, porque va como una tortuga por la vida, porque es un desastre...
Bendita esclerosis múltiple, que me explica las dos líneas anteriores. Ni vaga, ni perezosa, ni desastre, si acaso un poco caótica y víctima de la esclerosis múltiple.
Cuando voy a la neuróloga me mira el equilibrio y la sensibilidad pero ¿se fija en las cejas? Porque síntoma más evidente de la fatiga clínica, es que no encuentro.
Pues eso, que yo quiero ser una mujer modélica de esas que igual le hacen a la niña un vestido con volantes que una tarta de 5 frutas a su maridito de postre, pero es que no hay manera.

6 comentarios:

  1. Yo tengo un bigote que ni el Aznar en sus buenos tiempos... pero viendo el bigotin de mi princesa, y lo mucho que nos gusta a elpadredelacriatura y a mi... ahora miro también con mas cariño el mio por eso del de tal palo tal astilla ;)

    ResponderEliminar
  2. Jajajajajajajajajaja y ja!
    Yo es que en el tema bigote no quería ni entrar por vergüenza...
    Mis padres tienen en su casa un espejo de aumento en el baño, bueno pues desde que tu e a pizquilla me he prohibido mirarme en el para no deprimirme postpartamente!
    Que guay que haya otra mami peluda por el mundo!

    ResponderEliminar
  3. mujer modelica? en frente de tu espejo hay una

    ResponderEliminar
  4. Ole con ole, Mikel!
    Así da gusto! Como se nota que también eres un bendito padre...
    Un beso virtual (mejor q en persona, por si pincho...)

    ResponderEliminar
  5. ¡Me ha encantado! Es genial. ¿Quién quiere hacer vestiditos transmitiendo tan bien como lo haces en tus entradas, cuando los vestiditos se pueden comprar monísimos en tantas tiendas?

    ResponderEliminar
  6. Menos mal , Blanca que tienes razón y los vestiditos son tan monos en las tiendas.
    Pues eso... que para las que no encontramos la ocasión, ni tenemos la maña... ¡A las rebajas! Y para las que además no tenemos energía, ni tiempo de depilarnos las cejas... ¡A las rebajas online!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...