miércoles, 19 de diciembre de 2012

No hay pepinos suficientes


Llevo unos días un poco malísmos, no estoy muy pallá hablando en términos de energía.
Cagüenlalechelajodíaesclerosis.
Antes de que me ocurriera el brote que condujo al diagnóstico, vivía igual de agotada, sobre todo a partir del nacimiento de la Pizquilla, y yo lo atribuía a la falta de sueño. De hecho en muchos momentos tenía tanto sueño que quería llorar...
La cosa no es que haya mejorado mucho, las noches siguen siendo "entretenidas". Yo vivo con la tranquilidad de saber que es cuestión de tiempo, y en algún momento las noches se irán relajando... ¿pero en qué momento?
Existen muchas teorías que a nosotros nos daban esperanza, y ya. La más conocida es la de "cuando le des los cereales para cenar aguanta toda la noche", seguida de "cuando empiece a andar y se canse dormirá del tirón". Ahora estamos en fase colmillos y muelas, y cuando se despierta a las cuatro de la mañana y se tira dos horas despierta, a pesar del paracetamol una entiende de donde saco Chiquito de la Calzada aquella expresión de: Me cago en tus muelaaaaaas!
Así que llevamos varios días que me despierto chiquicientas veces por las noches, si hay suerte durante unos segundos, si no la hay para estar un par de horas rogando al universo que mi Pizquilla se duerma y amanezca con todos los colmillos, molares, premolares y muelas del juicio en su linda boca.
El caso es que en algún libro de nuestro pediatra gurú leí que no existía evidencia de que al salir los dientes se pasara dolor y ahora pienso que el gurú ya no es tan gurú en mi vida. Igual los científicos más expertos del mundo no han sido capaces de encontrar una evidencia de que un diente al salir hace pupita, pues ya les ayudo yo: busquen ustedes a las madres cuyo churumbel esté en proceso de dentición y mídanle en centímetros el tamaño de sus ojeras, si es que las encuentran debajo de esa maraña que tienen por cejas sin depilar las pobres.
Es que últimamente se mezclan los síntomas de mamidepizquillaenprocesodedentición con los de cagüenlalechejodíaesclerosis. Supongo que hice bien en elegir "unamamaconem" como nombre del blog. Desde luego "unamamadevértigo" o "superfaschionconem" no hubieran sido acertados.
Resumiendo: no hay pepinos suficientes en el cosmos que me alivien las ojeras, ni el cansancio ni la leche que le han dao.

6 comentarios:

  1. Aaaaayyyyyyyyyyy como te entiendo... voy a escribir una entrada sobre este tema... llevo desde que vinimos del hospital arrastrandome por las esquinas y pensando cuánto tiempo puede el ser humano (mal)vivir sin dormir... no lo sé, pero creo que voy camino de saberlo. Creo que tuamigoelbarbas tampoco es tan sabio como lo pintaban, y que si señor, si, los dientes duelen. O deben doler, porque si no, no me lo explico.
    Ánimo preciosa, mejores tiempos vendrán (o eso espero).

    ResponderEliminar
  2. Compañera madre sufridora,
    que te traigan los reyes tu cura de sueño, las pinzas que depilan mientras duermes y una peluquera que te corte los pelos mientras atiendes al retoño!
    Pa mí que Carlos González ha querido echar un capote al resto de hombres y ha metido la gamba con el tema dental para que no lo beatifiquemos demasiado...

    ResponderEliminar
  3. Ay... cómo te entiendo. Yo tengo una pizquilla de cinco años que me ha torturado durante más de cuatro... De hecho, pienso que mi enfermedad es consecuencia de tantos años de agotamiento. PACIENCIA, SANTA PACIENCIAAA

    ResponderEliminar
  4. Ay! El otro día le decía y a padre que esto de que después de tener un bebé te aumente las posibilidades en los próximos meses de tener un brote tenía que ser cosa del agotamiento de la madre!!
    Cuatro años sin dormir!?!? Me alegra no ser la única a la que su pizquilla no le duerme del tirón... Pero me da pánico imaginarme otros tres años así!!!
    Vamos a tener que hacerte una visita en peregrinación todas las madres somnolietas como si fuéramos a Lourdes!!! Para que nos digas como sobreviviste!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puf, perdona por haberte asustado, pero sí... mi cuerpo se acostumbró a dormir como mucho, y gracias, cinco horas seguidas, y como me despertase justo al final de estas cinco horas ya no me volvía a dormir.
      Yo te recomendaría delegar todo lo que puedas en padre (incluso que duerma él con Pizquilla en otra habitación), y dormir todo lo que puedas de día abusando de la familia y amigos para descansar si has pasado una noche especialmente mala. En fin, creo que lo tuyo no es ninguna broma, que, por el bien de todos, debes y deben cuidarte.

      Eliminar
    2. Yo pienso que esto del dormir bien debe de ser cuestión de tiempo. Que poco a poco irá alargando las horas entre los despertares y aunque tengamos que despertarnos una o dos veces cada noche miraremos atrás y diremos: ¡Por lo menos no son cinco!
      Así que aunque aún me queden unos añitos sin noches del tirón, seguro que iremos a mejor poco a poco (claro, que si es "mucho a mucho" pues mejor).
      Tengo suerte de que Bendito Padre está mucho en casa, así que si por el día estoy más cansada él echa los capotes que sean y oléeeeeeee.
      Gracias por tu ayuda!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...