martes, 27 de noviembre de 2012

Salir del armario

Tiene la pizquilla un libro de levantar pestañas que le entretiene mucho en los momentos de comer. Unos leen periódicos y este pequeño ser se hace el interesante llenando su biblioteca de manchurrones de diferentes colores y sabores.



Cada página muestra una pregunta y una ilustración. En el caso de la portada sería: ¿El pingüino vive en las pirámides? Y levantamos la pestaña donde aparece felizente el pingüinejo en el Polo.
Pues siempre me ha hecho mucha gracia la página de la gallina, por la ocurrencia no de cambiarla de hábitat (una gallina en la selva ya sería curioso) ¡sino por meterla en un armario!           

                                      

Desde hace ya un par de meses  vamos saliendo del armario de la esclerosis y ya hemos "soltado la bomba" en la familia de Padre, de Madre y entre algunas amistades.
A mí es un paso que me ha costado mucho, sobre todo en casa propia donde Abuela feliz se iba a venir un poco abajo. Así que durante este tiempo realmente me he sentido como una gallina que acobardada vive en un armario.
El dar la noticia ha supuesto para mí un triple salto mortal de una gallina bajándose del armario (y no me rompí ninguna pata). Por supuesto tengo la suerte de contar con Padre, que está ejerciendo de portavoz oficial en algunos ámbitos, véase su familia y amigos suyos de origen.
Luego hay círculos donde no sé si dar la noticia, me refiero a esas amistades más distanciadas que ya casi penden de un hilo.
Este post me daría para hablar de muchas cosas: de cómo dar la noticia, de cómo reaccionan los demás, de cómo esa reacción te hace sentir, de qué esperas de los demás una vez que has dicho que tienes esclerosis múltiple... pero me faltan ganas y decisión para decantarme por alguno de ellos.
Quizá cuando hayamos finiquitado del todo el proceso de "salir del armario" pueda explayarme a gustico y ver el asunto con perspectiva.
Mientras tanto, ¿algún consejo para una gallina viajera?


4 comentarios:

  1. Hola guapa, como te entiendo! es dificil a veces saber que es lo mejor, creo que los que tienen que saberlo son las personas que te quieren te apoyan y sabes que siempre van a estar ahí y no te fallarán nunca, los demás no te preocupes que tambien se enterarán, ánimo porque para los tropiezos que nos pone la vida,siempre hay una solución, es cierto que no podamos cambiar lo que nos pasa, pero si podemos cambiar la manera de vivirlo.
    Un abrazo guapa y gracias por tu comentario de la mantita en mi blog!

    ResponderEliminar
  2. Hola Isa,
    Gracias por tus palabras de ánimo y alegría :)
    Esto de las relaciones humanas debería de ser más fácil: me caes bien, te caigo bien, pues hale nos cuidamos mutuamente! Pero entran tantos factores en juego que se complican a veces las cosas... aunque sólo sea por dejadez o por ir madurando.
    Me siento un poco en el camino siempre, siempre buscando...
    Qué te voy a decir de tus mantitas... ¡qué me pido una! Me da una envidia tremenda que sepas hacer esas maravillas, y más envidia me da a quien se las estés haciendo!
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Pues no sé cómo vas en este proceso. En el libro sobre el SFC del que hablo en mi blog (el de la luz dorada sanadora), recomiendan que lo sepa el entorno, sobre todo para que sepan cómo pueden ayudarte. Yo soy mucho de contarlo enseguida, sobre todo, porque pienso que la gente se preguntará porque me siento tanto, por qué no puedo estar de pie, por qué me canso, por qué me voy... Pero lo que tengo que evitar es dar explicaciones, y cortar preguntas.

    ResponderEliminar
  4. Aprovechando estos días de vacaciones en los que vas quedando con más gente... pues vamos saliendo del armario en casi todos los círculos cercanos.
    Al principio todos mis esfuerzos iban encaminados a quitar ese susto que las palabrejas "esclerósis múltiples" dejan en el cuerpo. Ahora se ha sumado el intento de que comprendan que aunque me vean fenomenal, es una "enfermedad invisible" y eso quiere decir que a veces estoy regulín aunque no se note.
    Más que nada por eso de que comentas de que te entiendan.
    ¡Bastante bicho raro soy cómo para que tengan esclerosis múltiple y se sumen más rarezas sin justificar! Jajaja...
    Un abrazo, Blanca!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...