jueves, 8 de noviembre de 2012

Breaking bad y la defensa de lo público



Desde hace unas semanas en casa hemos empezado a ver la serie norteamericana "Breaking bad" pues nos estaban hablando muy bien de ella.
El protagonista es un profesor de instituto al que le diagnostican un cáncer de pulmón en un estado muy avanzado. Este suceso es el detonante de un gran cambio en su vida (que no quiero desvelaros por si os apetece verla). Entonces todo empieza a complicarse del modo que sólo a unos estupendos guionistas se les podía ocurrir.
El caso, es que según van pasando los capítulos voy escuchando cifras alucinantes en torno al coste de la quimioterapia que necesita (alrededor de 100.000 dólares) o de una operación (unos 200.000). Eso por no hablar de los gastos que supone en Estados Unidos llevar a sus hijos en un futuro a la universidad y contratarles un buen seguro médico.
Y por si fuera poco, el hijo adolescente de Walter White, que es como se llama el prota, también se necesitan sesiones de fisioterapia para tratar su parálisis cerebral.
La suma de dinero para sacar a esa familia adelante es incalculable para mí.

Entonces resulta que en algunas comunidades de España se empezará a cobrar un euro por cada receta dentro de nada, y esto se suma a "X" recortes que están haciendo en sanidad, educación y servicios sociales (no se me ocurren tres pilares más básicos sobre los que construir una sociedad)
Me preocupa hacia donde vamos, donde nos llevan, donde nos estamos dejando llevar.
Preguntaban hoy a padre si iba a trabajar el día 14 y decía que no y al cuestionarle porqué el dijo: "porque mi mujer tiene una enfermedad cuyo tratamiento cuesta un dineral y se está privatizando la sanidad pública".
Sé que este es quizá el último motivo que se ha sumado en nuestra lista en defensa de los servicios públicos, pues llevamos años acudiendo a diversas manifestaciones y huelgas sin importar al grupo político al que afecte. Sólo pensando en las personas a las que sí afecta ese recorte: bebés, niños, adolescentes, ancianos, mujeres maltratadas, enfermos de esclerosis, enfermos de gripe, padres sin recursos, padres con recursos, alumnos, pacientes, quienes usan una biblioteca...
A todos nos afecta, sólo pensemos un poco y nos daremos cuenta. Todos perdemos.
No dejemos que nos conviertan en Walter White.

1 comentario:

  1. Me autocomento a mí misma, qué lástima! jaja!
    Sólo quería añadir este link a una página que visito a menudo y nos puede servir para ampliar este post desde otra perspectiva.

    http://iboneolza.wordpress.com/2012/11/18/la-sanidad-no-se-vende-se-defiende/

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...